2-3 Acortador  WINDOWS XP SP3
ūüĎá ūüĎá Baja hasta el final del post para encontrar el siguiente enlace 

El proverbio del siglo XIX que dice que ‚ÄúEl habla es plata, pero el silencio es oro‚ÄĚ puede haber sido en referencia al valor de la discreci√≥n. Pero cuando se aplica al cine, la frase es cierta.

Cada componente auditivo a√Īadido durante la postproducci√≥n de una pel√≠cula sonora debe a√Īadir algo al corte final. Podr√≠a ser un sutil subrayado no dieg√©tico bajo un di√°logo pesado, o los sonidos dieg√©ticos de pasos acerc√°ndose, beb√©s llorando, o bombas explotando. Lo que se escucha en una pel√≠cula es tan importante como lo que se muestra. Pero a veces es la falta de sonido lo que mejor funciona para lo que el cineasta trata de transmitir.

Relacionado con siete películas que cambiaron lo que se escucha en el cine. El silencio se extiende a través de varios géneros como una herramienta para construir la anticipación y para ilustrar el contraste.

El silencio como subversión de lo que se espera


Hay dos tipos de ‚Äúsilencio‚ÄĚ en una pel√≠cula: el silencio absoluto y el silencio cercano (o relativo). Este √ļltimo es mucho m√°s com√ļn y es en cambio una aproximaci√≥n en capas al verdadero silencio. Lisa Coulthard describe esto como un ‚Äúefecto construido y fabricado de silencio en lugar de cualquier entidad o cualidad verdadera o incluso ausencia‚ÄĚ. Desde el uso pionero de Fritz Lang del sonido dieg√©tico en los a√Īos 30 con M (1931), se ha utilizado para llenar los vac√≠os de lo que se espera, incluso si no se ve. Si alguien camina por el bosque de noche en una pel√≠cula de terror, los sonidos de la naturaleza y el subrayado (si se mantienen bajos y/o han estado sonando durante todo el tiempo) forman la base casi silenciosa de la escena porque se leen de forma normal. El chasquido de una ramita a√Īadir√≠a tensi√≥n porque rompe el silencio y simult√°neamente se√Īala el peligro.

En El resplandor (1980), Stanley Kubrick adopta un enfoque m√°s art√≠stico de la subversi√≥n, creando huecos y llen√°ndolos con una partitura inquietante. Danny Torrance revela su habilidad para ‚Äúbrillar‚ÄĚ mientras habla con Tony en el ba√Īo. En ese momento presenciamos la visi√≥n de Danny de los gemelos Grady y la sangre derramada del ascensor del hotel Overlook. ‚ÄúEl despertar de Jacob‚ÄĚ del compositor polaco Krzysztof Penderecki se hace m√°s fuerte a medida que todos los dem√°s sonidos desaparecen. No o√≠mos el grito de Danny o el sonido de la ola antinatural chocando contra las paredes y los muebles. Esto hace que la escena sea m√°s inquietante.

Usar el silencio para dirigir la atención

Eliminar completamente ciertos sonidos (o desvanecerlos en el fondo de una escena) obliga al espectador a prestar atenci√≥n. Los elementos m√°s importantes se destacan por el contraste. En el drama polaco Ida (2013), la c√°mara se sienta en silencio durante un rato con una mujer en una ba√Īera. Este resulta ser el pen√ļltimo momento de su vida. En un marcado contraste, el √ļltimo momento de su vida est√° marcado por la m√ļsica cl√°sica que suena en la escena.

En To Kill a Mockingbird (1962), la gravedad del discurso de Atticus Finch ‚ÄúTodos los hombres son creados iguales‚ÄĚ en la sala del tribunal proviene tanto de la experta entrega de Gregory Peck, como del hecho de que no est√° compitiendo con una puntuaci√≥n sentimental por la atenci√≥n del p√ļblico.

El tono a menudo dicta si se debe agregar o no el sonido (espec√≠ficamente la m√ļsica). Los discursos inspiradores sobre la lucha por la libertad (Braveheart) o la independencia (Independence Day) suelen necesitar composiciones conmovedoras para ser efectivos. La m√ļsica le dice al p√ļblico c√≥mo sentirse y qu√© partes del discurso son m√°s importantes, ya que el volumen y la intensidad suelen tener una correlaci√≥n directa con la emoci√≥n.

Mantengamos el tema de los discursos de la sala como una idea opuesta a los gritos √©picos de rally. Elegir el silencio permite que la gravedad de la situaci√≥n se sienta a trav√©s de las palabras, acciones y reacciones de los que se encuentran en el escenario m√°s formal. El intercambio entre Tom Cruise y Jack Nicholson en A Few Good Men (1992) comienza como un interrogatorio tranquilo y se intensifica hasta llegar a una pelea a gritos, interrumpida s√≥lo por un juez que intenta y no logra mantener el orden, y las pausas naturales en la entrega de la l√≠nea. Por supuesto que el enfoque de la lente juega un papel, pero el silencio aqu√≠ es lo que permite que el resto de la sala desaparezca, mientras el p√ļblico espera que un hombre se quiebre.

El silencio como entidad

Para cineastas como Ingmar Bergman, Andrei Tarkovsky, Jean-Luc Godard, el silencio y el sonido se convierten a menudo en personajes de la narración. Sirven simultáneamente como elementos sónicos y representan lo metafísico y existencial. El silencio es amenazador y reconfortante. El silencio es Dios y el silencio no es nada. Lo esencial es que el silencio puede ser una forma subjetiva y más flexible de abordar un tema o una idea más amplia.

El silencio como realidad o hiperrealidad

En la pr√°ctica, a veces el silencio s√≥lo permite al p√ļblico experimentar lo que sienten los personajes. La desorientaci√≥n de una explosi√≥n es a menudo transmitida por un sonido de timbre y un silencio relativo (Tom Hanks en Saving Private Ryan). Aqu√≠, el contraste es con lo que el paisaje sonoro era antes del evento, y lo que la audiencia asume que ser√° despu√©s de un per√≠odo finito. El espacio exterior es a menudo silencioso (2001: Una Odisea del Espacio, Contacto, etc.) porque eso es lo que la ciencia nos dice que es el espacio. Los astronautas no oyen nada, as√≠ que nosotros tampoco deber√≠amos.

Opciones similares conectan a las audiencias con las experiencias de los personajes con discapacidades f√≠sicas. En la reciente pel√≠cula de terror Hush (2016), dirigida por Mike Flanagan, el protagonista es un escritor sordo y mudo. Se ha recluido en una caba√Īa en el bosque cuando un hombre enmascarado con un cuchillo comienza a atormentarla. ‚ÄúEl sonido es crucial para el g√©nero en general, pero nunca m√°s para m√≠ que con esta pel√≠cula‚ÄĚ, dijo Flanagan a Bloody Disgusting. El director revel√≥ detalles sobre c√≥mo √©l y su equipo contaron la historia original a trav√©s del silencio:

La pel√≠cula Don‚Äôt Breathe (2016) hace algo similar, ya que lleva a la audiencia a un mundo tranquilo gobernado por un ciego. Hay escenas en la oscuridad que son claros homenajes a la escena del s√≥tano en El silencio de los corderos (1991). El punto de vista del p√ļblico es a trav√©s de la visi√≥n nocturna y todos los protagonistas tienen que navegar por el espacio son sonidos que contrastan con el silencio de la oscuridad.

En Band of Outsiders (Bande √† part) (1964), Godard lleva al p√ļblico a una escena silenciosa de una manera que pretende ser discordante y juguetona. Mientras est√°n sentados en un caf√©, tres personajes acuerdan tener un ‚Äúminuto de silencio‚ÄĚ. La mujer de la escena cuenta hacia atr√°s desde tres. Justo cuando el tr√≠o se calla, todo el sonido ambiental del lugar desaparece. El espectador experimenta un silencio absoluto en tiempo real. El silencio no dura un minuto completo, sino s√≥lo porque uno de sus jugadores interrumpe el juego.

Usando el silencio para el efecto de la comedia

Para terminar con una nota m√°s ligera, echamos un vistazo a la relaci√≥n entre el silencio y la comedia. Para comediantes como Charlie Chaplin (que rara vez romp√≠a el silencio en el cine), la comedia f√≠sica era el √ļnico medio de inspirar risas, lo que allan√≥ el camino para que los comediantes de generaciones posteriores se convirtieran en animadores h√≠bridos.

Esto nos lleva inevitablemente a la obra de Stanley Kubrick. En su √ļnica pel√≠cula c√≥mica, Dr. Strangelove, o..: C√≥mo aprend√≠ a dejar de preocuparme y amar la bomba (1964), los chistes dependen del silencio de una manera que no se pod√≠a escribir. George C. Scott ser√≠a el h√©roe c√≥mico no reconocido de la pel√≠cula, si no fuera por los diversos papeles de un tal Peter Sellers. Kubrick permiti√≥ que Peter Sellers improvisara gran parte de sus di√°logos y modific√≥ el gui√≥n sobre la marcha. Tal vez el momento m√°s ic√≥nico del filme sea la escena final, donde una Sala de Guerra muda le da a Sellers el escenario para dar una clase magistral de comedia verbal y f√≠sica

Otro comediante que domina el arte de trabajar con y alrededor del silencio para hacer bromas más divertidas fue el difunto Gene Wilder. El supercorte de abajo, presentado por Raging Cinema, muestra cómo Wilder usó la pausa cómica en casi todos los papeles que tuvo.

 Haz clic en el bot√≥n para continuar